ALGO QUE NO TERMINA DE CERRAR

«El tema de la seguridad de las puertas de ascensores pasa no sólo por la cerradura, sino también por la robustez del mecanismo de la puerta y su mantenimiento. Si una puerta tiene la mejor cerradura, con 64 contactos eléctricos, pero el mecanismo de colgado es débil y se rompe el perno de sujeción, queda el gancho dentro de la cerradura, el ascensor funciona y la puerta se abre. Debemos tener en cuenta, en contra de lo que piensan muchos leguleyos, que la seguridad 100 por ciento no existe y que siempre habrá un margen por el cual la puerta se pueda abrir».

«Ocurre lo mismo con los automóviles: podemos tener un auto poco seguro, un auto medianamente seguro, un auto muy seguro, pero están ensayados a 60 Km/h. Si quisiéramos tener un auto 100 por ciento seguro a 200 Km/h deberíamos comprar ´La Bestia´, de Trump. Pero ¿cuántos disponen del suficiente dinero para hacerlo? ¿Se podría legislar de manera que, al cabo de un año, se saquen todos los autos que hay en la calle que no reúnan los requisitos de «la Bestia», así garantizamos una seguridad mayor? Eso es imposible. Si en términos generales cuesta que un consorcio cambie una cerradura, menos podremos conseguir que cambien todo. O sea que, en teoría, se puede hacer todo (el Autocad puede trabajar un plano de obra con una precisión de un micrón), pero en la obra las diferencias son de centímetros. La teoría dice una cosa, pero, en la práctica, no siempre se puede realizar».

(Ing, Jorge Fazzito).