DEL MANTENIMIENTO A LA MODERNIZACIÓN

La acumulación de años de funcionamiento implica para un ascensor estándar un ingente desgaste de sus componentes electromecánicos. En términos de uso, marca un punto de inflexión insoslayable para considerar por razones técnicas, de acuerdo con la exclusiva evaluación de técnicos calificados, una modernización integral del aparato, nunca limitada a sus aspectos estéticos, necesarios pero insuficientes.

Si valoramos la seguridad de los usuarios, a la imprescindible y regular conservación debe seguirle, más tarde o más temprano, la actualización de los equipos, amén de las innovaciones tecnológicas que permitan no ya sólo garantizar sino también mejorar su rendimiento.