EL MANTENIMIENTO REDUNDA EN SEGURIDAD…

En materia de ascensores, cuantas más acciones preventivas, tanto menos incidentes y/o accidentes lamentables. Cualesquiera sean las características de los elevadores, las tareas de conservación bien realizadas, sin especulaciones ni chapucerías, redundan en seguridad de los aparatos y, por lo tanto, de los usuarios, principales destinatarios de las garantías técnicas y normativas.

Será necesario ejercer minuciosamente el control sobre puntos críticos de la instalación, de modo de realizar un diagnóstico de los distintos elementos del equipo y, llegado el caso, prever su reemplazo. Laboriosa faena que debería formar parte de un programa periódico de revisión de los aparatos.