NO COMETAS IMPRUDENCIAS

¿Qué hacer si, de pronto, un ascensor se detuviera por motivos ajenos a tu voluntad y quedaras encerrado/a en su cabina? En primer lugar, no cometas imprudencias adicionales a los riesgos que implica esa situación, no ya sólo si la máquina cesara su marcha en desnivel respecto de la puerta exterior sino también si quedara inmóvil en la misma altura.

Para apaciguar la ansiedad, calmar la impaciencia o disipar el temor, no te intentes salir por tu cuenta. Sin dejarte llevar por la desesperación, aguarda el correspondiente auxilio de técnicos especializados.