DEL MANTENIMIENTO A LA MODERNIZACIÓN

La acumulación de años de funcionamiento implica para un ascensor estándar un ingente desgaste de sus componentes electromecánicos. En términos de uso, marca un punto de inflexión insoslayable para considerar por razones técnicas, de acuerdo con la exclusiva evaluación de técnicos calificados, una modernización integral del aparato, nunca limitada a sus aspectos estéticos, necesarios pero insuficientes.

PARA QUE LA MÁQUINA TRACCIONE

El servicio de mantenimiento de ascensores ha de ser tanto más valioso cuanto más integral. De las múltiples tareas que contempla la conservación que se precie, las que corresponden a la máquina de tracción deben incluir, además de una limpieza exhaustiva, la verificación de su normal funcionamiento, del nivel y estado de aceite (si existen pérdidas y por lo tanto la necesidad de completar el fluido), un control especial y minucioso sobre el desempeño del freno y las condiciones de las cintas (ferodos), particularmente en los equipos con variador de frecuencia.

DE LA CONSERVACIÓN BIEN EJECUTADA

Cuanto mejor sea el servicio de mantenimiento de los ascensores, tanto más imperceptible resultará la labor de los conservadores. No porque lo bueno no se advierta, sino porque su presencia en edificios será menos frecuente. De su desempeño eficiente y eficaz -se sabe- dependerá en buena medida el efectivo funcionamiento de los elevadores.