LA SEGURIDAD SUBE, SI LA CALIDAD NO BAJA

La seguridad de los ascensores puede ser considerada como la máxima reducción posible de riesgos o peligros. ¿Queremos elevarla a la altura de las circunstancias? La primera condición es que la calidad no baje. ¿Queremos que esa pretensión sea más que el enunciado de un buen propósito? Pues bien: que no quede librada sólo al denodado esfuerzo de los conservadores en un contexto de persistente inflación de costos.

PARA QUE TODO MARCHE SOBRE RUEDAS

¿Juan debe emprender un viaje en automóvil? Lo más probable es que tenga en cuenta una revisión técnica vehicular, para reducir riesgos de desperfectos mecánicos y de accidentes, de modo llegar -en tiempo y forma- a destino. Es una medida de prevención y de seguridad básica. ¿Juan debe trasladarse en ascensor hasta el vigésimo piso de un edificio y después retornar a planta baja? Si no se trata de un rascacielos de vertiginosa altura, juzga ese viaje como un periplo irrelevante, exento de eventuales incidentes, en el que poco importan las condiciones técnicas del aparato.