DE LA IDONEIDAD EN EL MANTENIMIENTO

¿Podría fingir idoneidad un conservador de ascensores en su oferta de servicios, como un recurso amañado para captar clientes? Ese ardid es improbable, por la simple razón de que la idoneidad genuina (entendida como garantía de una prestación apta) se basa en el sólido conocimiento, la vasta experiencia, la capacitación continua y el rigor de … Read more

PARA ELEVAR LA SEGURIDAD

Para elevar la seguridad de los ascensores, entendida como la máxima reducción posible de riesgos o peligros, la primera condición es que la calidad no descienda. ¿Queremos que esa pretensión sea más que un buen propósito y no esté librada sólo al denodado esfuerzo de los conservadores en un contexto de persistente inflación de costos?

DE CONSERVAR A MODERNIZAR

La oportuna modernización tecnológica de un ascensor electromecánico no es menos importante que su regular mantenimiento. De hecho, a lo largo de su trayectoria, cuantificada en años de funcionamiento, un elevador fatiga naturalmente sus diversos elementos y dispositivos, aun cuando, en rigor, no comprometiera su vida útil.

NO BASTA CON RESETEAR EL ASCENSOR

¿Un ascensor queda fuera de servicio de manera súbita? Sea cual fuere la causa de su desperfecto, lo más probable es que al conservador responsable se le reclame, sin miramientos, la reposición perentoria del elevador. ¿Y si el aparato se detuviera por un corte de energía, como suele acontecer en días de altas temperaturas o de tormentas eléctricas, que incluso filtran agua hasta en la cabina? ¿Y qué si el incidente hubiese provocado la rotura de partes eléctricas o de protecciones, entre otros elementos?

OFICIO DE CONSERVADORES

OFICIO DE CONSERVADORES

Y bien: mencionemos sólo una parte relevante de lo que implica el mantenimiento de un ascensor: la verificación periódica del control de maniobras, de la máquina de tracción, frenos, seccionador trifásico, disyuntor, iluminación fija y de emergencia; cables de acero y amarres, mandos y señalizaciones; alarma, matafuegos, sistemas de seguridad y cerraduras electromecánicas; la lubricación de los elementos expuestos a rotación o fricción, la limpieza del cuarto de máquinas, del techo de la cabina y el fondo de pasadizo; el ensayo anual de accionamiento del sistema limitador de velocidad, de las distancias de puesta en marcha de interruptores y límites direccionales… La enumeración podría ser interminable.

CONSERVAR Y MODERNIZAR

CONSERVAR Y MODERNIZAR

La oportuna modernización tecnológica de un ascensor electromecánico no es menos importante que su regular mantenimiento. De hecho, a lo largo de su trayectoria, cuantificada en años de funcionamiento, un elevador fatiga naturalmente sus diversos elementos y dispositivos, aun cuando, en rigor, no comprometiera su vida útil. Mientras ese proceso se desarrolla, el dinámico contexto urbano incrementa las exigencias de confort, calidad y seguridad, en la medida en que aumentan el tráfico y los requerimientos en edificios, se legislan nuevas reglamentaciones y ordenanzas.