EL MANTENIMIENTO, UN SERVICIO ESENCIAL

Como es de público conocimiento, a través de la decisión administrativa 450/2020 del gobierno nacional, fue ampliado el listado de actividades y servicios declarados «esenciales» en la emergencia, ahora exceptuadas de cumplir con el «aislamiento social, preventivo y obligatorio» en los términos previstos en el Decreto N° 297/20. Entre las prestaciones exceptuadas se encuentran los servicios de mantenimiento esenciales, como, por ejemplo, los relacionados con los denominados «medios de circulación mecánica estacionaria», una clasificación que incluye naturalmente a los ascensores y montacargas.

DE LA CABINA BIEN CONSERVADA

De las diversas tareas contempladas en el mantenimiento de un ascensor las que conciernen a la cabina deben considerar, en términos básicos, verificación de su funcionamiento, ajuste de sujeción, guiadores inferiores, deslizamiento sin roces ni excesivo juego en guías superiores e inferiores, apertura y cierre de puertas, limpieza de sus pisaderas, revisión de todos los pulsadores, iluminación y alarma de emergencia, llave o botón de parar; reparación de averías y sustitución de componentes desgastados, entre otras cosas.

BIEN MANTENIDOS

En materia de ascensores, cuanto más se promuevan acciones preventivas, tanto menos incidentes infortunados habrá que lamentar. La posibilidad de disminuir las contingencias peligrosas y, por lo tanto, las probabilidades de accidentes depende no sólo del buen uso del elevador, sino también del eficaz mantenimiento preventivo, correctivo y predictivo, lo mismo que de la oportuna modernización de los equipos.

DEL MANTENIMIENTO A LA MODERNIZACIÓN

La acumulación de años de funcionamiento implica para un ascensor estándar un ingente desgaste de sus componentes electromecánicos. En términos de uso, marca un punto de inflexión insoslayable para considerar por razones técnicas, de acuerdo con la exclusiva evaluación de técnicos calificados, una modernización integral del aparato, nunca limitada a sus aspectos estéticos, necesarios pero insuficientes.

PLAN DE CONTINGENCIA DE LA C.A.C. ANTE INCONVENIENTES POR CORONAVIRUS

Las empresas asociadas a la Cámara de Ascensores de Córdoba (C.A.C.) acordaron elaborar un plan de contingencia conjunto para garantizar la continuidad de los servicios que brindan en el caso de que la actividad se viera restringida a causa de un eventual brote masivo de Coronavirus. Las medidas preventivas tendrán en cuenta no sólo las situaciones riesgosas para la salud que podrían producirse en distintos edificios donde los ascensores movilizan a diario a miles de personas, sino también entre el propio personal de cada firma que, ante inconvenientes en los elevadores, deben acudir para proporcionar asistencia técnica.

DE LA LIMPIEZA EN EL MANTENIMIENTO

Hay quienes la consideran una tarea menor y, por eso mismo, la descuidan, como si no implicara aspectos técnicos relevantes. Sin embargo, la efectiva limpieza de todo ascensor (en particular, la del cuarto de máquinas y elementos allí instalados, el techo de cabina y el fondo de pasadizo) forma parte de un servicio de mantenimiento que se precie.

PARA QUE LA MÁQUINA TRACCIONE

El servicio de mantenimiento de ascensores ha de ser tanto más valioso cuanto más integral. De las múltiples tareas que contempla la conservación que se precie, las que corresponden a la máquina de tracción deben incluir, además de una limpieza exhaustiva, la verificación de su normal funcionamiento, del nivel y estado de aceite (si existen pérdidas y por lo tanto la necesidad de completar el fluido), un control especial y minucioso sobre el desempeño del freno y las condiciones de las cintas (ferodos), particularmente en los equipos con variador de frecuencia.

DE LA CONSERVACIÓN BIEN EJECUTADA

Cuanto mejor sea el servicio de mantenimiento de los ascensores, tanto más imperceptible resultará la labor de los conservadores. No porque lo bueno no se advierta, sino porque su presencia en edificios será menos frecuente. De su desempeño eficiente y eficaz -se sabe- dependerá en buena medida el efectivo funcionamiento de los elevadores.

PARA QUE TODO MARCHE SOBRE RUEDAS

¿Juan debe emprender un viaje en automóvil? Lo más probable es que tenga en cuenta una revisión técnica vehicular, para reducir riesgos de desperfectos mecánicos y de accidentes, de modo llegar -en tiempo y forma- a destino. Es una medida de prevención y de seguridad básica. ¿Juan debe trasladarse en ascensor hasta el vigésimo piso de un edificio y después retornar a planta baja? Si no se trata de un rascacielos de vertiginosa altura, juzga ese viaje como un periplo irrelevante, exento de eventuales incidentes, en el que poco importan las condiciones técnicas del aparato.

CONSERVACIÓN Y CÁLCULOS MEZQUINOS

En materia de ascensores, detrás del concepto de seguridad abundan las consabidas buenas intenciones y escasean las mejores voluntades. Se dirá una y otra vez que se pretende garantizar calidad y condiciones óptimas de funcionamiento de los aparatos, que se procuran los cuidados apropiados; que los usuarios son sujetos prevalentes de derecho respecto del servicio, lo mismo que de las prevenciones y reaseguros por su integridad. Y así, sucesivamente…Sin embargo, las decisiones en orden al mantenimiento (y, llegado el caso, la modernización) de los equipos suelen contradecir tantos buenos propósitos.