¿QUÉ IMPORTA, REALMENTE?

«Muchos consorcistas creen que, procurando el servicio de mantenimiento de ascensores más barato, se ahorrarán unos pesos, pero eso es lo mismo que buscar a quien vende jamón a menor precio, sin importar si lo guarda en la heladera, pero de noche la apaga. O sea: sin asegurarse de que el jamón esté en buen estado (que, de lo contrario, podría acarrearnos una flor de descompostura, o pasarla muy mal de salud). Lo que importa, en rigor, son los $ 300 que se ahorran, no si la empresa conservadora es buena o mala, si paga o no un seguro adecuado (digamos: si desenchufa o no la heladera de noche…); tampoco los antecedentes de la firma. Importan esos $ 300, que, divididos entre X cantidad de propietarios del edificio, no representan ni un sándwich de salame» (Ing. Jorge Fazzito).